Home » , , » El Faro de las Orcas es una película ambientada en un entorno natural que deslumbra en belleza.

El Faro de las Orcas es una película ambientada en un entorno natural que deslumbra en belleza.

El Faro de las Orcas es una película dramática hispano-argentina dirigida por el español Gerardo Olivares, ambientada y filmada en la Península Valdés, Provincia de Chubut, en el norte de la Patagonia argentina.

Íntegramente rodada en 2016, El Faro de las Orcas fue estrenada por primera vez en España el 16 de diciembre de ese mismo año.

Junto con las dos películas anteriores de Gerardo Olivares, Entrelobos (2010) y Hermanos del Viento (2015), El Faro de las Orcas forma una trilogía en la que el hilo conductor es la relación hombre-animal.
El Faro de las Orcas es una película dramática hispano-argentina ambientada en la Península Valdés, en la Patagonia argentina.

El Faro de las Orcas forma una trilogía en la que el hilo conductor es la relación hombre-animal.


Sinopsis.


Lola viaja con su hijo autista, Tristán, hasta el fin del mundo (Patagonia argentina) para encontrarse con Beto, un guardafauna que tiene una relación muy especial, desde su más tierna infancia, con las orcas salvajes en la Península Valdés en el norte de la Patagonia argentina.
Leer también: Entrelobos hace parte de la trilogia de Olivares en la que el hilo conductor es la relación hombre-animal.
La determinación de Lola de luchar por su hijo, la peculiar personalidad de Tristán y su relación con la naturaleza harán que la vida de todos ellos cambie para siempre.

Basada en hechos reales, “El Faro de las Orcas” es una búsqueda de los valores esenciales de la vida y su encuentro con el espíritu de la Naturaleza.

Reparto.

    
Maribel Verdú: Lola
Joaquín Furriel: Beto
Joaquín Rapalini Olivella: Tristán (mencionado en los créditos como «Quinchu Rapalini»)
Ana Celentano: Marcela
Ciro Miró: Manolo
Osvaldo Santoro: Bonetti
Federico Barga: Quiñones
Zoe Hochbaum: Martina
Alan Juan Pablo Moya: Inti
Juan Antonio Sánchez: Junco
Eduardo «Camión» Domínguez: Anciano
Roberto Bubas: Hombre
Isidoro del Carmen: Esquilador
Errol Kenny Hughes: Paisano
Maria A. Abraham: Camarera
Julio Cesar Arriagada: Músico
José Alfredo Arriagada: Músico
Jesús Nazareno Arriagada: Músico
Mario Arriagada: Músico
Luis Nieves: Doble Rapalini

Opinión.


Gerardo Olivares se vuelve a mostrar, en El faro de las Orcas, como un director con extraordinarias dotes para integrarse con el entorno, con la naturaleza en general y cualquier ser vivo en particular, y es capaz de recrear al mismo tiempo, tanto la belleza como la crueldad de la existencia, la hermosura y la fealdad de ambientes o lugares que todavía conservan su virginidad prácticamente innata.

Afortunadamente, algunos de esos paraísos continúan manteniendo su ecosistema, probablemente ayudado por la circunstancia de la dificultad que resulta la adaptación en ese entorno, para el ser humano actual, acomodado y acostumbrado a las facilidades que le proporciona la ciencia y la tecnología, y que no está dispuesto a abandonar, a menos de que lo haga en un periodo, digamos vacacional, en un vuelo de bajo coste, y a ser posible, preferentemente en un parque temático recreado para la ocasión y con holgura en el confort que se le ofrezca.
Leer también: Hermanos del Viento es una interesante simbiosis de película documental y ficción.
En esta ocasión, también el filme está basado en hechos y personajes reales, y su protagonista, Roberto Bubas, Beto para los amigos, se presenta como un hombre solitario, un guardafaunas que vive en una modesta cabaña entre dos faros, y que convierte su profesión de mantener protegida el área natural que le corresponde, en la razón de su existencia, que en la práctica se circunscribe por la relación que mantiene con el entorno, y en el mismo, fundamentalmente con las orcas salvajes, unos animales que son presentados en su bipolaridad: de una parte, con su condición de voraces asesinos de lobos y elefantes marinos, a los que se dedican a varear intencionalmente antes de devorarlos, por pura diversión; y por el contrario, en su capacidad de empatizar con el ser humano, estableciendo una vinculación de juego, amistad y complicidad.

Beto Bubas está interpretado por el argentino Joaquín Furriel, actor de amplia experiencia en el mundo televisivo, cinematográfico y teatral.

Realmente, hemos visto imágenes del verdadero protagonista, el de la vida real (ya aparecen al final del filme), y Furriel consigue adoptar modos y maneras del hombre interpretado con gran naturalidad, envolviéndonos, ya con sus silencios, miradas, montando a caballo, disfrutando con las orcas o tomando mate.
Comparte este artículo :

2 comentarios:

  1. Gerardo Olivares es uno de los directores de cine que mejor logre aunar los conceptos de cine documental con un guión cinematográfico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente @Giampaolo Rossi.- Hay directores de cine documental por excelencia como Jacques Cousteau y otros. Y un buen número de excelentes directores de cine. Lo que no es tan común encontrar son directores que logren una total hegemonía entre cine documental en este caso ligado estrechamente a la relación hombre-naturaleza y el guión como tú mismo dices. Y Gerardo Olivares logra su cometido a la perfección.

      Eliminar

 
--